Ayuda a los enfermos de un hospital público de Terrassa, a superar el cáncer con con terapias alternativas como la armonización energética, la acupuntura o el mindfulness y cree que las nuevas generaciones de médicos deberían conocer estos recursos.

Cristina Abadía se licenció en Medicina por la Universidad Autónoma de Barcelona y se especializó en Medicina del Trabajo, pero una enfermedad le descubrió la existencia de otras medicinas que también ayudan al bienestar del paciente. Forma parte de un equipo que ha impulsado la creación de una unidad de medicina integrativa en el Hospital de Terrassa (Barcelona) y es la presidenta del Comité de Salud Integrativa de este hospital, además da charlas y conferencias sobre los resultados y avances de esta unidad.

Tras especializarse en Medicina del Trabajo, ¿qué le ha llevado a trabajar con las medicinas complementarias?

Una enfermedad, como muchos de los que estamos aquí. Tras sufrir un ictus, en un grupo de ayuda mutua para afectados por esta enfermedad, conocí a una persona que me invitó a hacer una terapia de armonización energética. A pesar de mis reticencias iniciales, este tratamiento energético me ayudó tanto que, años después, pensamos en usarla aquí en el Hospital de Terrassa.

¿La pusisteis en práctica con pacientes del hospital?

Sí, hicimos un estudio con pacientes que tenían cáncer de mama. Junto con un grupo de compañeros del hospital propusimos al Servicio de Oncología hacer un estudio con esta técnica, y la doctora Arcusa, jefa del servicio, nos dió la oportunidad de hacerlo. De modo que el grupo de pacientes que participaron recibieron las sesiones de armonización energética de forma complementaria a los tratamientos convencionales.

¿Qué resultados obtuvisteis en este primer estudio?

Obtuvimos resultados estadísticamente significativos en cuanto a la mejora de la fatiga, la ansiedad y la depresión que manifestaban estas pacientes. Un 40% de las que participaron en el estudio eran usuarias de terapias complementarias previamente. Pero con las pacientes que trabajamos ahora el porcentaje ha subido al 75%

¿Y piensas que estos tratamientos también podrían ayudar a prevenir enfermedades?

Lo importante es prevenir, y ser cocreadores de salud, con estas terapias complementarias. El trío nutrición, estado emocional y ejercicio físico es fundamental para ganar salud.

¿Cómo se creó el Comité de Salud Integrativa?

La dirección del Hospital de Terrassa nos pidió más evidencias, así que visitamos varios hospitales del Reino Unido donde ya se están aplicando estas técnicas, y tras presentar un informe a distintos estamentos del hospital, el año 2013 nos permitieron crear un Comité de Salud Integrativa formado por 7-8 participantes. Todo lo que implantamos aquí tiene que estar respaldado por estudios científicos y ha de ser aceptado por la dirección del hospital.

¿Todos los pacientes del hospital tienen acceso a este tipo de tratamientos?

No, de momento solo pacientes de oncología médica, oncología radioterápica y cuidados paliativos. A partir del próximo enero de 2017, será una unidad estable dentro del hospital y, además de estos servicios, podremos visitar a pacientes de otros servicios con enfermedades crónicas. Será un sistema mixto, es decir, gratuito y privado. No podemos decir que sea público porque no está dentro de la cartera de servicios de CatSalut, pero la voluntariedad de que este servicio sea gratuito, sobre todo para los pacientes de oncología tal y como lo estamos haciendo ahora, sí que tendrá continuidad.

¿Qué tratamientos ofrecéis?

Contamos con dos acupuntoras, que son Marian Lorente y Anna Casas; tres terapeutas energéticas, que somos Dolores García (terapia de polaridad), Salud Garriga y yo (armonización energética); una especialista en mindfulness, Concha León, que trabaja como psicooncóloga en el hospital, y una nutricionista, Anna Gispert.

¿Qué opinas de la nutrición? ¿Es importante?

Para nosotros es básica, junto con el mindfulness y la acupuntura, que es muy importante para mitigar el dolor. Damos una dieta personalizada para cada persona, dependiendo del tratamiento oncológico que estén realizando. Porque, según el tipo de tratamiento, les conviene más un tipo de dieta u otro, más depurativa o energética. Todas las terapias deben integrarse entre sí y trabajar en el mismo sentido. De hecho, ahora vamos a intensificar el feed-back entre la parte de nutrición y acupuntura para reforzar los efectos de cada una.

¿Recomendáis los alimentos ecológicos?

Sí. A los pacientes les recomendamos que sigan una alimentación a base de productos ecológicos y de proximidad.

¿Habéis notado alguna diferencia cuando el paciente empieza a seguir este tipo de alimentación?

Desde luego. La gente se siente mejor, porque los efectos de una buena nutrición no sólo afectan al cuerpo físico, notamos incluso que la persona tiene una mejor conciencia del proceso que está viviendo y de muchas otras cosas.

¿Y aconsejáis tomar suplementos nutricionales?

Sí. Nuestra nutricionista, Anna Gispert, les anima en primer lugar a cambiar a una alimentación más rica en cereales integrales y, a ser posible, ecológica. En la primera visita se estudia el caso y dependiendo de la persona y de sus necesidades y circunstancias clínicas, se recomiendan unos suplementos u otros. Cada caso es diferente. Pero, en general, se les aconseja que tomen lino y chía, que son dos semillas que ayudan a mejorar el tránsito intestinal, son una buena fuente de omega 3 y, además, desinflaman un poco la mucosa. Son muy útiles en casos tanto de descomposición como de estreñimiento. Los probióticos también se recomiendan mucho para reforzar la flora intestinal. También les aconsejamos el cardo mariano o el rábano negro para ayudarles a depurar el hígado. Para que no interfieran en el tratamiento de quimioterapia, les recomendamos que tomen estas plantas 8 días después del tratamiento.

¿Vuestro hospital es el único en España que utiliza terapias alternativas?

Que sepamos, somos el único que tiene una Unidad de Salud o Medicina Integrativa, no hay más. Pero sí que hay otros hospitales donde se aplican diferentes terapias complementarias.

¿Cómo está el tema en otros países?

Son mucho más abiertos y ya han integrado estas terapias en los hospitales públicos. En Estados Unidos todo está integrado. En otros países, como en Alemania y, por supuesto, en el Reino Unido, todo está mucho más normalizado. En España estamos en la cola, tanto en integración como en actitud.

¿Y qué nos espera en el futuro?

Por los hospitales que han contactado con nosotros vemos que hay cada vez más interés en estas terapias. Por lo que creemos que poco a poco esto vaya avanzando. Es importante que las nuevas generaciones de médicos puedan conocer estos recursos.

¿Se está haciendo algún tipo de formación en la universidad ahora?

Todo es muy incipiente, pero hay un profesor de Medicina que empezó en la Universidad Autónoma y que ahora está en la Gimbernat, el doctor Ishart Dalmau, que explica las bases científicas de las medicinas complementarias.